sábado, 8 de julio de 2017

El truculento mundo de la búsqueda de cole IV ... el desenlace.

Sinceramente ... no me apetecía escribir este post, pero las cosas que se empiezan tienen que acabarse no?? Pues ya que os he dado la murga durante un par de post sobre el tema, para zanjar voy a contaros como ha finalizado. 

En el post anterior os contaba que Morlita había quedado fuera de los dos centros públicos y en el de primera opción quedaba la primera en lista de espera. Yo no quería darme por vencida pero tampoco sabía por donde empezar a moverme para intentar luchar algo, aunque eso supusiera que tuvieramos que montar el pollo Papá Aberroncho y yo en nuestra cita en escolarización. De hecho ya había avisado a Papá Aberroncho que había posibilidades de que en nuestra cita con escolarización saliera de la sala arrancándome mechones de pelo igual que el día que dimos la entrada en la inmobiliaria para nuestra casa (ese día no me arranqué pelo literalmente, es una broma entre nosotros dado el pollo que monté). 

El problema que tenía principalmente para empezar algún tipo de lucha era que no conocía absolutamente a nadie que se hubiera quedado fuera, ya que de la escoleta de Morlita había entrado todo el mundo en su primera opción, así que me veía un poco atada de pies y manos, sin saber por donde empezar. Pero eso cambió un domingo al medio día, cuando una amiga de la infancia me mandó el pantallazo de un escrito de facebook que empezaba con la frase "Qué passa a Llucmajor?". 

El texto estaba escrito por la abuela de una de las niñas que había quedado fuera del mismo centro que Morlita, y en él se explicaba lo que nos había pasado, de como las únicas alternativas que se nos daban era un centro concertado y religioso en el pueblo o un centro a unos 15 km del pueblo. Enseguida puse un comentario bajo el texto y gracias a él pude ponerme en contacto con otros padres y madres que se encontraban en la misma situación que yo y que también querían luchar para intentar que nos dieran una solución. Lo sorprendente de todo es que solo conseguimos ponernos en contacto 5 famlias, de las 14 que habíamos quedado fuera. Los días que se sucedieron fueron de bastante actividad.

El  día que conocí a las demás famílias fue en una cita que uno de los padres había solicitado el día anterior en consellería de educación, en esta cita se nos dijo que el tema de la bajada de ratios lo había decidido una comisión formada por consellería, centros, ayuntamiento y representante de los padres, y que al haber sido así lo teníamos muy crudo para poder cambiar nada.También nos dijo el buen hombre con el que nos reunimos que aunque concertado, el centro al que nos iban a mandar estaba sostenido con fondos públicos y ..... ellos no lo consideraban religioso!!!!!!!!!!!!!!!!!! Ahí queda eso!!!!!!!

La siguiente cita de la misma mañana fue con una abogada, le explicamos la situación y le preguntamos algunas dudas, nos dijo que si queríamos que llevara el caso se lo teníamos que decir con tiempo para documetnarse y tal y nos cobró 60 euros jejejejejeje.

A continuación nos reunimos con la regidora de educación del Ayuntamiento, fue ella quien nos expilcó como se había llegado a la decisión de bajar las ratios a 22 alumnos por línea. Resulta que cada año, hay un centro que se convierte en un "gueto" según sus propias palabras, ya que al no llenarse todos los "nou vinguts" (no se como traducirlo al castellano, serían niños que se incorporan una vez iniciado el curso, principalmente debido a un proceso migratorio) iban a parar al mismo centro. Por lo visto, servicios sociales y el centro en cuestión habían puesto esta situación en conocimiento del ayuntamiento. Pues resulta que después de las preinscripciones, se reunieron y yo creo que la conversación debió ser algo así: 

- Muy bien, tenemos 132 inscripciones y 3 centros de infantil.
- Pueeeeessssssssssss 132 divididooooooooooo treeeeeeeeeees ... 
- 22 por aula!!!! 
- Qué super buena ideaaaaaaaaaaaaaaa!!!! Así los llenamos los tres por igual!!!!! 

Y se quedaron tan anchos!!!!   

Ante esto le dijimos que no estabamos en contra de la bajada de ratios en educación, ni tampoco en la distribución equitativa de los "nou vinguts" pero que eso solo se podía llevar a cabo si tenías tres centros iguales y que esta no era la situación, sino que estábamos hablando de dos centros públicos con jornada intensiva y laicos por un lado y de un centro concertado, religioso, con horario partido y que solo imparte infantil, con lo cual dentro de tres años hay que realizar un nuevo cambio de centro.  También le comentamos que con el número de inscripciones que había entre los dos centros públicos, que sumaban 105, se podían abrir un total de 5 aulas en los centros públicos, creando una nueva línea en uno de ellos.
La propia regidora reconoció en esta reunión que quizás se habían precipitado y que no habían pensado en las consecuencias de esta acción, que era que familias que habíamos optado por una educación pública nos habíamos quedado fuera con la única opción de un centro concertado o de sacar a nuestros hijos del pueblo. Acordamos hacerle llegar un documento planteándole nuestra situación y que ella se pondria en contacto con conselleria para ver que se podía hacer. 

Unos días más tarde, algunas de las familias quedaron con la televisión autonómica (cita a la que no pude acudir por curro), asi que al acabar esa misma semana estaba saliendo el tema en el telediario del fin de semana, a la semana siguiente salía la noticia en uno de los periódicos, la cosa empezaba a rodar ... compartíamos por facebook, me llegaba la noticia por whatssap, algo se estaba moviendo!!!

Quedaba nuestra cita en escolarización, con la duda sobre qué hacer, si aceptar el centro concertado y presentar un recurso, si no aceptar nada ... La verdad es que veíamos que si aceptábamos el centro en la cita de escolarización la lucha se acababa así que nos estábamos planteando no aceptar nada y seguir presionando. 

El día antes de nuestra cita con escolarización, una de las madres nos informó de que teníamos cita en la conselleria al día siguiente, justo antes de la otra cita. Una chica de la consellería la había reconocido en el video de las noticias y el Director de planificación, ordenación y centros quería vernos. 

Asistimos a la cita muy esperanzados, aunque yo tenía la duda de si había aumento de ratios, la gente que había elegido tercera opción y ya se había matriculado entraba en el juego o no, si no entraban, Morlita estaba dentro .... la duda me duró pocos minutos. 

Cuando entramos a la sala para la reunión, lo primero que hizo el director general fue reconocer que no lo habían hecho bien, respecto a la distribución que habían hecho de las ratios entres los tres centros. Reconocío que en los pueblos los centros concertados suelen ser más de carácter religioso y que eso no lo habían tenido en cuenta. Comentó que habían solicitado al centro de primera opción de todos aumentar una línea .... pero el centro se había negado, aunque la comisión se reunía al dia siguiente para tomar una decisión, nos proponian un aumento de ratios, a 25 por aula, de esta manera arreglaban en problema en una de las zonas del pueblo, las urbanizaciones, porque entraban todos los niños, y en el pueblo en centro de segunda opción también y en nuestra primera opción, de los 11 que quedábamos fuera ...... cuando oí 11 ya no pude oir nada más, ya que en las definitivas solo éramos 8 fuera, es decir, los que me temía entraban en el juego, se quedaban 5 niñoas fuera, nos quedábamos fuera por 1 ... únicamente por uno. 

Desde ese momento solo pude efectuar la pregunta de si los que ya habían pasado a tercera opción volvían a estar dentro y al ser la respuesta positiva no pude articular ni una sola palabra más. Querría haber dicho mil cosas, haberle explicado los motivos de nuestra elección, haberle dicho que con eso no bastaba, que mi hija quedaba fuera igualmente, que aunque solo fueran 5, un número para ellos insignificante, para mi mi hija es mucho más que un número en su pequeña lista. Pero la impotencia me la jugó a modo de nudo gigante en la garganta, barbilla de galleta Maria que intenté disimular con una de las manos (la otra la tenía como para robar panderetas) y unos ojos a los que le hubiera venido genial un limpiaparabrisas. 

Uno de los padres les preguntó si había posibilidad de solicitar la tercera línea en el centro de segunda elección, ya que la solución que nos estaban dando no nos solucionaba a todos los presentes y que como todos habíamos elegido en segundo lugar ese centro pues sería una manera de no dejar a nadie fuera. El director general se comprometió a plantear esta como primera opción, ya que no habían hecho la consulta al centro, y en segundo lugar el aumento de ratios, pero ya nos avisó de que si los centros se negaban a aumentar ratios no les iban a presionar. 

Así que este es el final de la historia, que paradójicamente era exáctamente igual que el principio para nosotros. 

Como podeis imaginar digerir esto no ha sido fácil, sobretodo porque en esta lucha éramos 5 de 14 padres, éramos muy pocos y se ha conseguido muchíiiiiiiisimo, y te queda la pena de no haberlo conseguido para Morlita. Eso si, me quedo con la tranquilidad de haberlo intentado, de que a pesar de no haber entrado ya no se han quedado 14 fuera sino 5 (dos de los que estábamos en la lucha), que tres de las familias han conseguido plaza para sus hijas, y dos de ellas no sólo para ellas, sino también para sus hermanos, uno recién nacido y otro en camino. Y que con el aumento de ratios, Morlita ya no está la sexta en lista de espera, sino la primera. Así que nunca se sabe, hasta el 30 de septiembre me pueden llamar del centro. 

En fin, pues hasta aquí la historia, lo positivo es que ya he podido hablar con mi niña de su futuro cole (aunque aun no me hayan llamado de escolarización, de las dos opciones que existen, sacarla del pueblo o no, me quedo con no sacarla), después de más de un mes de incertidumbre, de visitas de sus compañeros a sus futuras escuelas a las que ella no pudo asistir. Ya he podido decirle que irá al cole con su amiga del alma (que es lo único que me consuela en todo este proceso), mi hija va a ser muy feliz y eso es lo único importante en todo esto!!! 

Y nunca se sabe .... como me dijo una mamá de la escoleta que vivió la misma situación el año pasado (es inglesa y no se expresa muy bien aún en castellano) ... Alomejor divorcio divorcio Yupiiiiiii Yupiiiiiiii, que según ella en vacaciones hay mucho roce y la gente se divorcia mucho jajajajajjaa y asi mi niña tiene plaza en septiembre jejejejejejejeje. 

PD: que conste en acta que no deseo en absoluto el divorcio ajeno!!! Como ya dije en mi post anterior, deseo que les toque a unos cuantos la lotería y se muden a un casoplón en otro pueblo!!!

 
 

2 comentarios:

  1. Quina tristesa, Àngela. Només et puc dir que estic aquí pel que necessitis. Una besada

    ResponderEliminar